Reconversión de edificios se instala como nueva fórmula para suplir demanda de arriendos universitarios

La escasez de arriendos para universitarios ha acelerado la reactivación de proyectos, que incluyen innovadores modelos de Student Housing con tarifas muy competitivas respecto a otros tipos de residencias gracias a su escala y especialización.

Basándose en modelos consolidados en Estados Unidos y Europa, Astudent, filial de Grupo Urbes, planificaba este año tener operativo en Ñuñoa su primer edificio orientado a la renta de estudiantes y comenzar el desarrollo de otro proyecto en San Joaquín, pero la pandemia retrasó ambas construcciones, como sucedió con muchas obras alrededor del mundo. 

Previendo el mejoramiento de las condiciones sanitarias y la necesidad de alojamiento, comenzaron a trabajar desde el año pasado en alternativas que le permitieran acelerar su plan de inversión de USD 250 millones y alcanzar la meta de siete proyectos en cinco años, tanto en Santiago como en ciudades eminentemente universitarias, como Temuco, Concepción, Talca y Valdivia.

Además de la compra de terrenos para su desarrollo, la nueva estrategia de Astudent también considera la reconversión de edificios que están subutilizados o con una alta vacancia, “como el que estamos evaluando en base a un edificio de 3.200 m2 en Santiago Centro, originalmente destinado a oficinas, pero dada la complejidad de este mercado, abrimos la posibilidad de asociarnos con los dueños para reconvertirlo en residencias universitarias, modelo que queremos replicar para nuestra expansión a regiones y a otros países de Latinoamérica”, detalla Guillermo Elgueta.

Por su parte, el proyecto que comenzará sus obras durante el segundo semestre de este año frente al Campus San Joaquín de la Universidad Católica incluirá muchas más variedades de tipologías, desde unidades independientes de una sola habitación, pasando por habitaciones compartidas, hasta unidades de cinco habitaciones independientes más un espacio común con cocina, con valores de arriendo que irán desde los $210.000, “ofreciendo a los estudiantes todo tipo de alternativas que se puedan adaptar a su presupuesto y necesidades”, agrega Guillermo Elgueta.

Finalmente, el ejecutivo comenta que la experiencia de Astudent demostró a Grupo Urbes que existían muchas oportunidades de innovación en el mundo inmobiliario, lo que derivó en la creación de una incubadora de negocios dentro de la compañía, bajo el nombre Urbes Lab, “que es una unidad orientada a adoptar nuevas soluciones o crear modelos de negocios alternativos, apalancarlos y desarrollarlos, como estamos haciendo con otras marcas, orientadas al diseño y desarrollo de proyectos de nicho, soluciones para mejorar calidad del aire y centro de bodegas”, finaliza.

Fuente: