Guía para prevenir el aumento de los gastos comunes

La evolución al alza que ha registrado el valor de la UF ha impactado directamente en el valor de los gastos comunes de edificios de vivienda y oficinas, ya que generalmente los contratos de mantenimiento de áreas comunes están en UF.

Un análisis realizado por el Área de Property & Facility Management de Colliers profundizó en los aspectos más importantes para gestionar una buena administración en edificios y permitir que, aunque aumente la inflación, los gastos comunes se mantengan relativamente estables.

“Si analizamos la evolución del valor de la UF,  a enero  de 2022 era de 30.996 y a julio está en  33.179, es decir, solo en el primer semestre del año ha presentado un aumento de 7 puntos porcentuales, lo que implica un incremento importante de los gastos comunes. Si consideramos que cerca del 60% de los gastos de una comunidad corresponde al ítem de mantenciones, se hace imprescindible contar con una administración eficiente que tenga un enfoque reactivo y se concentre como regla básica en hacer todas las mantenciones necesarias al edificio para evitar el incurrir en gastos de reparación, que siempre serán más altos que los de mantención”, señala Denise Marshall, gerente del Área de Property & Facility Management de Colliers.

De acuerdo a la ejecutiva, por lo general, las administraciones tienen un enfoque más reactivo. “Es importante cambiar este paradigma y enfocarse en el mantenimiento preventivo, por ejemplo, no esperar a que el elevador o la caldera dejen de funcionar para repararlos, sino mantener un protocolo periódico de mantenciones y control de contratos, lo que permite alargar la vida útil de todo el equipamiento del edificio, ahorrar costos y evitar el deterioro de las instalaciones. Esto conlleva a un ahorro importante por concepto de reparaciones", explica la ejecutiva.

Según Marshall, otro aspecto destacado es el ahorro a través de la economía de escala. "Optar por contratar los servicios de una entidad administradora especializada que cuente con una cartera importante de clientes es conveniente, puesto que al utilizar los mismos proveedores para los diversos edificios que administra se logra acceder a precios más convenientes para cada cliente".

La asesoría y gestión que puede realizar una entidad administradora profesional para hacer el traspaso de suministro de energía de cliente libre a cliente regulado también implica una rebaja sustancial de los gastos. "Consiste en poder optar a negociar directamente con una suministradora de energía el precio de la energía, a diferencia del mercado regulado en el cual el precio de la energía corresponde al resultado de licitaciones públicas para suministro de este tipo de clientes. Con esto se puede obtener un precio de energía más bajo que el observado en el mercado regulado, esto dependerá del éxito de las negociaciones con el suministrador de energía, así como también la revisión del contrato de suministro eléctrico y luego la gestión del mismo en el tiempo", explica Marshall.

La experta enfatiza que "En este sentido, los ahorros podrían llegar a un 25% incluso sobre un 30%, esto dependerá del nivel de precio regulado observado en la comuna y la inteligencia de gestión de contrato de suministro libre adoptada en el cambio de régimen", concluye.

Fuente: