EPSS explica la importancia del estudio de tráfico en los edificios

Su realización permite conocer la cantidad de ascensores que necesitan ser instalados en un inmueble, así como saber la superficie requerida de sus cabinas y velocidad nominal para un proyecto de construcción en ejecución.

Mucho se habla de que la modernidad trae consigo grandes edificaciones en altura, con un mayor número de pisos, ya sea para ser utilizados como oficinas o uso residencial. Ante esto, existe un aspecto fundamental a considerar y que dice relación con la capacidad que tendrán los ascensores para poder transportar a todos quienes habiten o trabajen en esas construcciones, en especial si se produce una emergencia.

Un claro ejemplo es lo que ocurre en los denominados guetos verticales, donde habitan una gran cantidad de personas y, en tiempos de cuarentena, el uso de los elevadores ha hecho que se produzcan filas para su utilización. Es aquí donde se hace fundamental contar con un estudio de tráfico que, en palabras simples, va a determinar la cantidad de elevadores que deban instalarse.

Nicolás Moreno, profesional acreditado Minvu -primera categoría- y gerente de EPSS Chile, empresa dedicada a la fabricación de ascensores de última generación, explica que mediante un análisis se determinan las necesidades y especificaciones de un ascensor en un edificio, en el que hay que considerar ciertas variables y aspectos técnicos como:

-El uso que tendrá el inmueble.
-Población futura del edificio.
-El número de paradas de los ascensores.
-Recorrido de los ascensores (metros escotilla).
-Cantidad de ascensores.
-Velocidad de recorrido de los mismos.
-Carga nominal de cada ascensor.
-Sistema de puertas de cabina.

El estudio deberá basarse en una simulación de tráfico de los ascensores, considerando ingreso proporcional de personas en todos los pisos del edificio, incluyendo los subterráneos si el proyecto los contempla. Además, se deberá simular el momento máximo de subida por un intervalo de 15 minutos con 80% de ocupación máxima de las cabinas.

El profesional de EPSS Chile, aclara que este estudio de tráfico, “además busca conocer los horarios en que será más demandado el ascensor o cualquier circunstancia que pudiera afectar un proyecto para las situaciones límite, junto con tener en cuenta a qué segmento de la población estará dirigida la construcción, ya sea residencial, centro de salud o comercial”.  Todo esto, con el objetivo de considerar las dimensiones óptimas de la cabina, número de personas y peso máximo estimado, entre otros aspectos.

El ejemplo de tráfico según el segmento al cual estará dirigida la edificación se puede determinar como:

1-Tráfico en un hospital: A primera hora de la mañana aumenta el flujo de personas en ascensores que se alarga hasta el mediodía.

2-Tráfico en un edificio de viviendas: En términos generales, el flujo de tráfico es relativamente suave en comparación a los otros sistemas.

3-Tráfico en un edificio comercial: Se inicia en horas de mañana el ingreso del personal trabajador, luego aumenta con la llegada de clientes.

Moreno enfatiza en que “el momento ideal para realizar el estudio de tráfico es en la fase de anteproyecto de la obra, ya que en este punto aún no están definidos los pasadizos, si fuera lo contrario restaría flexibilidad a la actividad, ya que sería una adaptación inadecuada de la cantidad de ascensores y sus dimensiones”.

Con un estudio de tráfico queda reflejado el flujo ideal de desplazamiento dentro de la edificación y el aumento del rendimiento de los equipos, ya sea para el caso de una modernización o una obra civil desde cero, teniendo como beneficio la disminución del tiempo de espera de los ascensores, ahorro de energía, disminución del desgastes de los equipos y, por lo tanto, se tendrá mayor vida útil en gran parte de sus componentes, viéndose este como una inversión a mediano plazo.

Fuente: EPSS