EDIFICIOS DE OFICINAS: ¿CÓMO EVITAR QUE SUBAN LOS GASTOS COMUNES?

Un análisis realizado por el Área de Property & Facility Management de Colliers profundizó en los aspectos más importantes para gestionar una buena administración en edificios de oficinas e impedir que los gastos comunes se disparen, en tiempos en que disminuir los gastos de sus oficinas está siendo una prioridad para muchas empresas.

"Por lo general las administraciones tienen un enfoque más reactivo que proactivo en cuanto al manejo de los edificios. Es importante cambiar este paradigma y enfocarse en el mantenimiento preventivo, por ejemplo, no esperar a que el elevador o la caldera dejen de funcionar para repararlos, sino mantener un protocolo periódico de mantenciones y control de contratos, lo que permite alargar la vida útil de todo el equipamiento del edificio, ahorrar costos y evitar el deterioro de las instalaciones", explica Denise Marshall, Gerente del Área de Property & Facility Management de Colliers.

De acuerdo a la ejecutiva, otro aspecto destacado es el ahorro a través de la economía de escala. "Optar por contratar los servicios de una entidad administradora especializada que cuente con una cartera importante de clientes es conveniente, puesto que al utilizar los mismos proveedores para los diversos edificios que administra se logra acceder a precios más convenientes para cada cliente".

La asesoría y gestión que puede realizar una entidad administradora profesional para hacer el traspaso de suministro de energía de cliente libre a cliente regulado también implica una rebaja sustancial de los gastos. "Consiste en poder optar a negociar directamente con una suministradora de energía el precio de la energía, a diferencia del mercado regulado en el cual el precio de la energía corresponde al resultado de licitaciones públicas para suministro de este tipo de clientes. Con esto se puede obtener un precio de energía más bajo que el observado en el mercado regulado, esto dependerá del éxito de las negociaciones con el suministrador de energía, así como también la revisión del contrato de suministro eléctrico y luego la gestión del mismo en el tiempo", explica Marshall. La experta enfatiza que "En este sentido, los ahorros podrían llegar a un 25% incluso sobre un 30%, esto dependerá del nivel de precio regulado observado en la comuna y la inteligencia de gestión de contrato de suministro libre adoptada en el cambio de régimen".

Respecto a cómo se ha modernizado y profesionalizado la administración de edificios de oficinas, Denise Marshall explica que la tecnología está siendo fundamental para potenciar un aspecto clave para los clientes: la transparencia. “Hoy las personas no se conforman con pagar la factura mensual, quieren saber en qué se está gastando el dinero y tener la tranquilidad de que la administración está realizando su trabajo con el profesionalismo que corresponde. Para esto existen aplicaciones que dan acceso total a los clientes para saber todos los movimientos realizados, confirmar que las mantenciones se están realizando en los tiempos debidos, el detalle de todos los gastos y trazabilidad en cada ítem, solo con un click desde su celular”.

La ejecutiva aclara que, si bien, el uso de estas aplicaciones recién se está comenzando a utilizar en Chile, la proyección es que rápidamente se expandirá. “Si miramos en perspectiva hacia dónde va el mercado de la administración de edificios, vemos claramente que la incorporación de la tecnología será fundamental para mantener a los clientes informados y satisfechos con el servicio, en una era totalmente digitalizada, donde las personas quieren tener acceso directo a la información. Es un proceso que se encuentra en su etapa inicial, pero con grandes perspectivas de crecimiento y masificación”.

Marshall explica que además de brindar transparencia, “la tecnología abre una puerta llena de posibilidades para conocer más a fondo al usuario, entenderlo y ser capaces así de brindarle un servicio personalizado de excelencia, mejorando la experiencia de toda la comunidad. ¿Cómo? A través de encuestas y elementos de interacción que permiten una comunicación fluida con el usuario, en un espacio de confianza y con miras a un perfeccionamiento integral del servicio”.

Fuente: COLLIERS