Crece interés por parques interiores en proyectos de alto estándar

Sector Av. La Dehesa y Raúl Labbé:

El desarrollo de parques interiores como parte fundamental en la propuesta arquitectónica de muchos proyectos de edificios es una tendencia cada vez más consolidada. Las áreas verdes interiores de uso común de una comunidad se caracterizan por ser zonas descubiertas que demás de un paisajismo con árboles y distintas especies ornamentales, considera también galerías, senderos, áreas de descanso y recreación, formando un gran espacio que mira hacia adentro de la comunidad. En el caso del sector de Av. La Dehesa con Raúl Labbé, muchas de las ofertas de las inmobiliarias presentes en este cuadrante, se han centrado en proyectos modernos con una importante componente de arquitectura y paisajismo interior.

Según señaló Paula Olivos, Subgerente Comercial de Inmobiliaria iAndes “estos espacios, si bien corresponden a áreas exteriores, tienen la características de ser zonas contenidas, estructuradas y diseñadas como una extensión natural de los departamentos. Cumplen no solo un papel integrador,  sino además se han transformado en áreas de seguridad, de esparcimiento y de una mejor vida en comunidad”. “Los patios o parques interiores muchas veces funcionan también como pulmón central de los edificios y le otorgan a los departamentos un valor adicional a sus características individuales. Incluso, hoy muchos compradores valoran la vista hacia los espacios interiores tanto como una vista norte”, acotó.

El gerente comercial de Inmobiliaria E. Molina Morel, Carlos Bombal, explicó que “la tendencia de vivir en departamentos de alto nivel con parques interiores, tienen como gran ventaja la posibilidad de asegurar a cada unidad el ingreso de luz natural en forma permanente, mejorar las condiciones de ventilación de todas la unidades del edificio y la posibilidad de potenciar el contacto con la naturaleza sin sacrificar aspectos como la seguridad y la privacidad”.
“Aunque hasta hace poco los patios interiores eran una de las partes más olvidadas y descuidadas de muchos edificios, hoy estas áreas comienzan a tener un valor en sí, con un paisajismo de alto estándar y equipamiento que el algunos casos consideran áreas de juegos, piscinas, zonas wifi, quinchos, gimnasios y salas de eventos, todo dentro de un amplio espacio caracterizado por amplios jardines y senderos interiores”, explicó.

EXTENSION Y SEGURIDAD

Claudia Zapata, gerente comercial de Inmobiliaria Paz, afirmó que “los parques privados interiores también han permitido el desarrollo de departamentos en primer piso con jardín propio, entregando a los compradores la posibilidad de un mayor espacio interior, pero al mismo tiempo ganando en comodidad, seguridad y la posibilidad de contar con un patio que permite el mismo uso mixto que tiene una casa, sobre todos con niños, mascotas o generar encuentros familiares más ampliados. Lo que se adquiere en este caso es un concepto como una casa, pero con las comodidades propias de un condominio, como seguridad, áreas protegidas y servicios. Este tipo de configuración en una tendencia que toma especial importancia en temporada de verano, ya que se puede contar en el propio departamento con sectores destinados al esparcimiento o contacto con la naturaleza sin tener que salir del hogar”.  

Muchos de los parques interiores de los nuevos proyectos inmobiliarios consideran áreas verdes superiores a los 6 mil m2, espacio suficiente para desarrollar un concepto cercano a la naturaleza y un espacio seguro. Y precisamente, en el último tiempo éste es quizás el aspecto más valorado. Álvaro Iñiguez, gerente comercial de Inmobiliaria Security, destacó que el desarrollo de espacios hacia el interior de los edificios ya es una de las tendencias más difundidas. “Hoy estar en segunda línea y volcarse hacia el interior es un valor en sí mismo. Un proyecto inmobiliario con un desarrollo de áreas comunes y jardines interiores amplios y equipados da mayor seguridad y comodidad a quienes habitan. Estás áreas se transforman en refugios naturales, en zonas tranquilas y resguardadas, lo que implica un paso mayor frente al término seguridad que hasta pocos años solo se refería a cámaras, accesos controlados o guardias”. “En estos días la seguridad es una variable que ya considera aspectos como la ubicación, la arquitectura general del edificio, la extensión de las áreas verdes, su equipamiento, su diseño y disposición dentro del plano del proyecto”, explicó el ejecutivo.

Fuente: Inmobiliarias del sector