Aire acondicionado en las oficinas: ¿Cómo evitar la propagación del virus?

Mientras mayor es la calidad y cantidad de aire al interior de un edificio, la concentración del virus es menor, lo que disminuye el riesgo de contagio.

Regreso a las oficinas:

Previo a la pandemia las oficinas se caracterizaban por ser frías y por la constante lucha entre bajar o subir la temperatura. Hoy, con el Coronavirus rondando, contar con el aire acondicionado y ventilación apropiada podría ser un gran aliado.

“La dilución es la solución a la polución” es una frase que utilizan los principales organismos internacionales. En el caso de la pandemia, el aire es clave para combatir el virus y disminuir la concentración al interior de los edificios.

Está comprobado que siendo mayor la calidad y cantidad de aire al interior, las concentraciones presentes del virus disminuyen y, en consecuencia, el riesgo de contagio es menor. Al contar con mayor cantidad de flujo de aire, es más fácil que el mismo sistema realice un barrido constante de las partículas presentes, como agentes patógenos, diferentes virus, entre otros.

Uno de los edificios que está implementando medidas respecto al aire es el edificio Security, administrado por CBRE Chile, multinacional de servicios inmobiliarios que cuenta con +100 edificios bajo su administración.
El edificio ya está implementando el aumento de caudal de aire, con mejoras de hasta un 30% respecto de su caudal original. Con esto se mejora ostensiblemente la cantidad de aire que circula al interior, disminuyendo así los riesgos de contagio

La ventilación en sí no es el principal riesgo, sino la ausencia de ésta. Es por esto que los edificios deben asegurarse de entregar una renovación de aire de calidad y con los mayores caudales posibles, sin afectar el confort de los usuarios al interior de las oficinas.

Según Alexis Arellano, Real Estate Manager de CBRE Chile, es normal que al interior de las oficinas los usuarios bloqueen difusores o rejillas de inyección de aire, por lo que terminan restringiendo la renovación de la oficina completa, lo que conlleva a que cuando una persona se enferma, terminan varios más contagiados. “El virus queda dando vueltas en el ambiente. Para el caso del Covid-19, existe evidencia que demuestra que puede permanecer hasta 6 horas suspendido en el aire, si no existen las condiciones de ventilación adecuadas”.

En este sentido, CBRE recomienda, además de evaluar la posibilidad de aumentar la cantidad de aire al interior de los edificios, verificar que los filtros de aire estén en buen estado, sean renovados periódicamente y posean la capacidad de filtrado adecuada, idealmente filtros con eficiencia MERV 13 o superior, siempre que las condiciones técnicas lo permitan.

Además de las recomendaciones anteriormente mencionadas, también se incluyen ciertos tipos de luz ultravioleta, como UVGI (luz germicida) para la limpieza del equipamiento exterior, teniendo la consideración de evitar algunas luces UV-C que no están recomendadas ya que producen ozono, lo cual es perjudicial para la salud de las personas.


Fuente: CBRE Chile